Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2018

Ella.

Ella.
Se despierta con las ojeras a medio lucir Los oídos se le llenan con los llantos de su vientre Su cama llena de flores decora sus pies Picaflores toman sus cabellos como nido.
Baila en mitad del río cantando sus melancólicas melodías Brilla cierta ambición en sus ojos de justicia Justifica sus gritos pintando sus manos en rojo, blanco y azul Sonriendo ante la libertad que se le negaba.
Su cuerpo a veces pequeño, a veces grande Teniendo pecas o arrugas, que se difunden con la luz del sol Su vientre cansado, sus brazos cortos para tantos abrazos Su risa que acompaña el canto del viento.
Miradas pérdidas juzgándola con boca en mano Y oídos al cielo que poco y nada escuchan La moral que la acompaña y la contradice Llora en silencio mientras la luna la arrulla.
Ella puede sentir dos corazones al mismo tiempo Ella consigue llorar todos los océanos que le han negado Ella ruge de las entrañas del león más grande Ella, una mujer.
By: Poetiza Pame Silveira

¿Estaría mal?

¿Estaría mal?
Recuerdo aún, ahora con menos detalle Sus ojos marrones mirándome a lo lejos Sus mejillas que solían levantarse ahora estaban caídas entre sus ojeras.. ¿Estaría mal preguntarle como está?
Su cabeza es un martirio dice Que un martillo golpea lento entre sus venas.. Que piensa en el vacío y ya no controla sus pasos.. ¿Estaría mal contestarle?
Buscaba el mismo brillo en los ojos de quien nunca lo tuvo como yo lo hacía.. Cuando era suya y me soltó poco a poco.. dejándome vacía. ¿Estaría mal reírme al respecto?
Lejía se raspaba en mi corazón.. Un idiota si, aun puedo verle cuando intento huir de mi pasado. Rechazando todo rastro. ¿Estaría mal decirle que ya no puedo quererlo? 
Volver a donde era feliz.. ¿Realmente lo era o se sigue engañando? Aún no lo conozco, por que quién conocía solo fue un extraño, para cada una de nosotras fue alguien distinto. ¿Estaría mal solo intentar ser él mismo? 
Aventuras que tocaban el fondo de mi alma, y me hacían caer de rodillas pidiéndole a un Dios que nunca me…